Puerto Rico

La erosión amenaza a las comunidades costeras de la región

Las personas que residen en el oeste de Puerto Rico enfrentan una dura batalla con el mar.

Read this story in

Publication Date

Erosion Threatens Region’s Coastal Communities

Coraly M. Cruz Mejías, GPJ Puerto Rico

Quienes residen en el oeste de Puerto Rico han instalado cimientos más fuertes para proteger sus casas de las grandes olas.

Publication Date

AÑASCO, PUERTO RICO — Justo debajo del balcón de Suhail Vélez, el mar rompe en la orilla en pequeñas ráfagas espumosas. Al caer la noche en Caguabo, un barrio del municipio de Añasco, en el oeste de Puerto Rico, el oleaje se calma.

Es una vista impresionante, pero hace tres años, las olas del mar destrozaron la mitad de la casa de Vélez.

La historia de Ivelisse Ríos es similar. La erosión de la playa ocasionó que su casa se derrumbara.

“Me decían que yo vivía en un paraíso porque la mar era bien bonita”, dice Ríos, quien durante más de 40 años ha vivido en la comunidad de Espinar, en Aguada, otro municipio que se encuentra en el oeste.

Las frecuentes tormentas han destrozado las barreras costeras naturales de la región, dejando a residentes como Vélez y Ríos vulnerables a inundaciones y otros peligros. A pesar de la devastación causada por el huracán María en 2017, el más fuerte que ha azotado a Puerto Rico desde 1928, el gobierno no ha implementado un plan de mitigación que proteja a sus residentes de huracanes cada vez más fuertes.

Puerto Rico encabeza la lista de países más afectados por el cambio climático en los últimos 20 años, según el Índice de Riesgo Climático Global 2021 de Germanwatch, una organización ambiental y de desarrollo sin fines de lucro con sede en Alemania. Las personas expertas en ciencia esperan un aumento en la frecuencia e intensidad de las tormentas en la región. Con la temporada de huracanes por comenzar, quienes residen en Puerto Rico y las personas expertas están pidiendo al gobierno que implemente un plan de mitigación urgente para ayudar a salvar vidas e infraestructura.

expand image
expand slideshow

Coraly M. Cruz Mejías, GPJ Puerto Rico

Escombros quedan del derrumbe de la casa de Ivelisse Ríos.

En 2019 el gobierno estableció el Comité de Expertos y Asesores sobre Cambio Climático para trabajar en un plan de mitigación. Pero la falta de fondos había estancado el proyecto, dice Edgardo Feliciano, presidente de la Comisión Conjunta sobre Mitigación, Adaptación y Resiliencia al Cambio Climático, el organismo legislativo bajo el cual opera el comité. Su asesor, Obed Rojas, confirma que en marzo se aprobó un presupuesto de $200,000 para utilizarse hasta finales de junio. Se espera la aprobación de $1.8 millones para el nuevo año fiscal que comienza en julio, dice Rojas.

Mientras las comunidades costeras esperan que la comisión establezca un plan, corren el riesgo de perderlo todo, una vez más.

Algunas personas, como Vélez, han tenido que encontrar formas de protegerse y proteger su propiedad. Su esposo está reconstruyendo su casa con la ayuda de constructores de la comunidad. Han reforzado los cimientos con 15 pies de concreto, pero no hay garantía de que resistirá las inclemencias del tiempo.

“Aguanta un poco el agua”, dice Vélez.

Permitir la construcción a lo largo de estas áreas vulnerables solo las ha puesto en mayor riesgo, dice Federico Del Monte, presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Planificación. La respuesta inmediata es detener todas las construcciones a lo largo de la costa y reubicar las casas que se encuentran en las zonas de inundación, añade. Maritza Barreto, geóloga y profesora del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, está de acuerdo con que el gobierno tome medidas para no otorgar nuevos permisos de construcción.

expand image
expand slideshow

Coraly M. Cruz Mejías, GPJ Puerto Rico

Ivelisse Ríos se encuentra junto a los muros derrumbados de lo que alguna vez fue su casa. Ríos había comenzado a reconstruirla antes de que el mar la destruyera nuevamente.

Una vista pública para considerar una moratoria en la construcción en áreas vulnerables está programada para el 3 de junio.

Ríos, cuya casa se derrumbó, dice que construir una barrera de piedra entre el mar y las áreas residenciales ayudará a detener las olas. Durante los últimos tres años, ha estado pidiendo al gobierno municipal que instale una. Hasta ahora, no se ha hecho nada, dice.

Barreto encuentra un problema en la solución de Ríos. La barrera podría ofrecer un respiro temporero, dice, pero a largo plazo, solo agravará la situación.

“Si pones roca frente a tu residencia detienes el movimiento de línea de costa y tu área se va a proteger momentáneamente por varios años, quizás cinco a 10 años”, dice Barreto. “Pero inmediatamente le vas a causar erosión al vecino”.

Este ha sido el caso en Espinar, dice Wesley Vega, director de planificación del gobierno municipal de Aguada. Cuando el gobierno municipal construyó un paseo lineal en hormigón en la costa del municipio vecino de Aguadilla, redujo la erosión en Aguadilla. Pero en Espinar la situación empeoró. Las olas que rompen en el paseo lineal empujan el agua hacia Espinar, provocando la erosión actual.

expand image
expand slideshow

Coraly M. Cruz Mejías, GPJ Puerto Rico

La casa de Suhail Vélez todavía está en construcción, tres años después de que una marejada destruyera la mitad de ella.

El gobierno municipal de Aguada se encuentra en reuniones con especialistas del recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico para atender la situación, que se agravó en 2018 tras el huracán María, dice Vega.

Mientras tanto, Ríos pronto se mudará a una casa nueva luego de obtener fondos del gobierno federal. Sin embargo, personas de su familia, incluida su madre, tienen casas en la zona donde estaba la suya. A ella le preocupa que enfrenten la misma suerte.

La casa de Vélez aún no está terminada. Todavía disfruta de los tonos anaranjados de los atardeceres del océano, pero teme lo que el mar pueda traer.

“Hay veces que da un poquito de miedo”, dice.

Coraly Cruz Mejías es reportera de Global Press Journal, establecida en Puerto Rico. Se especializa en escribir sobre el medio ambiente.


NOTA SOBRE LA TRADUCCIÓN

María Cristina Santos, GPJ, adaptó este artículo de su versión en inglés.