Argentina

Profesionales de la tecnología optan por empresas extranjeras, sin salir del país

El atractivo de los trabajos bien remunerados en compañías extranjeras genera una fuga de cerebros en el prometedor sector de la tecnología de la información en Argentina.

Read this story in

Publication Date

Tech Workers Defect to Foreign Companies — From Home

Lucila Pellettieri, GPJ Argentina

Giuliana, quien es "data scientist", trabaja de forma remota desde una cafetería en Buenos Aires.

Publication Date

BUENOS AIRES, ARGENTINA — Cada vez que Giuliana ingresa a LinkedIn, la casilla de mensajes de la plataforma de conexiones profesionales está llena de propuestas de empleo; recibe al menos cinco por día. La mayoría son de empresas de Estados Unidos y Europa que le ofrecen duplicar su sueldo y pagarle en dólares en lugar de pesos. Para esta “data scientist” (especialista en ciencia de datos), las ofertas son tan tentadoras que está pensando en dejar su puesto sénior en una de las empresas líderes del sector tecnológico en Argentina.

“Estoy buscando para irme, pero más que nada porque me atrae el sueldo en dólares, porque si fuera por lo que es el clima laboral, los compañeros de trabajo y los proyectos, me quedaría”, dice Giuliana.

Giuliana lleva cuatro años trabajando para la empresa. (Pidió ser identificada solo por su nombre y que no se mencionara a su compañía para evitar represalias de su parte). A pesar de ser líder en la industria local, la empresa se ve superada por las ofertas de la competencia, y muchas personas están dejando sus puestos.

“Todos los que yo conozco [que renunciaron] se fueron a empresas extranjeras. Es complicado porque tenés mucha rotación permanente del ‘staff’. Si se va un sénior que es muy activo, parece que le cortaron una pata a la mesa”, añade Giuliana.

Aunque algunas personas que trabajan en el campo de las tecnologías de la información han migrado para aceptar empleos en el extranjero, la popularidad del trabajo remoto durante la pandemia de coronavirus ha significado que muchas personas puedan quedarse en Argentina y a la vez trabajar para empresas extranjeras. Esta libertad ha sido una ventaja para las y los trabajadores ya que pueden buscar mejores oportunidades laborales sin desarraigarse. Las personas expertas dicen que el éxodo de talento hacia compañías extranjeras provoca un estancamiento del sector tecnológico argentino y amenaza la capacidad del país para convertirse en exportador de software sofisticado.

Instructores de gimnasio encuentran formas creativas de trabajarhaga clic para leer

En 2020, las empresas tecnológicas extranjeras comenzaron a contratar personal remoto viviendo en Argentina de forma masiva, explica Carla Cantisani, directora de servicios y calidad para Argentina y Uruguay de Adecco, empresa de recursos humanos. Actualmente hay alrededor de 120 000 personas trabajando en la industria tecnológica nacional, según la Cámara de la Industria Argentina del Software, y Cantisani afirma que hay una alta demanda a nivel internacional debido a su creatividad, adaptabilidad y alto nivel educativo.

De hecho, el país tiene un historial sólido en lo que respecta a la tecnología. Argentina produjo 11 “unicornios”, empresas de tecnología cuyas valuaciones superaron los mil millones de dólares antes de operar en la bolsa de valores, entre ellos: Mercado Libre, el gigante latinoamericano del comercio electrónico; Despegar, una empresa de viajes en línea; y OLX, una plataforma líder en anuncios clasificados.

No obstante, estos éxitos no han sido suficientes para retener al talento tecnológico. En 2021, quedaron vacantes entre 5000 y 10 000 puestos en el sector IT en el país, según la Cámara. La cifra es sorprendente en una nación donde la tasa de desempleo es del 9.6% en los principales aglomerados urbanos y donde los anuncios de trabajo habitualmente atraen a cientos de postulantes.

Para gran parte del personal de la industria tecnológica, el sueldo que ofrecen las empresas extranjeras es demasiado bueno como para no aceptarlo. Ochenta por ciento de las y los profesionales de IT ganan entre 80 000 y 250 000 pesos (entre $800 y $2500) al mes en empresas nacionales, según datos de la Cámara, y las personas con puestos sénior pueden ganar hasta 450 000 pesos (alrededor de $4500) mensuales, dice Giuliana. Las empresas extranjeras ofrecen sueldos de hasta $10 000 al mes, según el nivel de experiencia.

“Estoy buscando para irme, pero más que nada porque me atrae el sueldo en dólares”.

La posibilidad de recibir el sueldo en dólares en lugar de pesos también resulta muy atractiva, dado el alto índice inflacionario del país, que se elevó a 52.1% entre octubre de 2020 y octubre de 2021. Al caer el valor del peso, el dólar se percibe como una divisa más estable.

“Mi empresa no actualiza los salarios al nivel que lo haría una empresa de afuera. Si bien tienen ajustes que son por arriba de la inflación, eso no llega a compensar lo que vos ganarías en diferencial si trabajás para afuera”, destaca Giuliana.

No existen datos oficiales sobre la cantidad de profesionales de la tecnología en Argentina que se han incorporado a empresas extranjeras, pero el presidente de la Cámara, Sergio Candelo, dice que el crecimiento del sector en el país ya comenzó a estancarse.

“Hicimos algunos cálculos y solo con 4000 personas que se hayan ido, implica alrededor de $250 millones por año [en ingresos por exportaciones perdidas]”, expresa Candelo.

expand image
expand slideshow

Lucila Pellettieri, GPJ Argentina

Giuliana trabaja desde una cafetería. Dice que recibe al menos cinco ofertas laborales al día y que la mayoría son de empresas extranjeras que ofrecen pagarle en dólares.

A Candelo le preocupa que el país pierda la oportunidad de convertirse en un líder de desarrollo de software, y que simplemente exporte talento, repitiendo la historia de exportar cuero e importar zapatos.

“Podemos ser un país desarrollador de tecnología a nivel mundial. Podemos ser el futuro de la Argentina y generar un 5% del PIB para el 2030, o quedar en una promesa”, dice Candelo.

Sin embargo, los cambios han beneficiado a profesionales de la tecnología. La pandemia ha hecho que las empresas del paraíso tecnológico de Estados Unidos, Silicon Valley, que antes exigían a su personal que se trasladara a California, se volvieran más flexibles a la contratación remota.

“Está habiendo mucho movimiento en el mercado. Hay personas que están apostando a posiciones de compañías que antes solamente ofrecían y captaban talento en su área local”, señala Cantisani.

Juan Dans, desarrollador web, dice que pasó varios años buscando empleo en organizaciones no gubernamentales con sede en Argentina y en el extranjero. Antes de la pandemia, expresa, no podía acceder a estas oportunidades a menos que se mudara a otro país.

“Buscaban remoto pero viviendo en Estados Unidos; ahora se abrió mucho más”, cuenta.

En octubre, Dans comenzó un nuevo trabajo en una ONG estadounidense que hace aplicaciones de seguridad para personas en zonas de conflicto. Le pagan en dólares y no ha sido necesario que dejara Buenos Aires. Aun así, al igual que Candelo, espera que Argentina sea algo más que una zona de reclutamiento para empresas extranjeras y pueda transformarse en un polo tecnológico.

“Ojalá pase eso y nos queramos quedar todos a trabajar en Argentina por orgullo y calidad”, concluye Dans.

Lucila Pellettieri es reportera de Global Press Journal, radicada en Buenos Aires, Argentina.


NOTA SOBRE LA TRADUCCIÓN

Aída Carrazco, GPJ, adaptó este artículo de su versión en inglés.

Related Stories